Membrana plasmática





La membrana plasmática forma el límite externo continuo del cuerpo celular y sus prolongaciones y en la neurona es el sitio de iniciación y conducción del impulso nervioso. Mide aproximadamente 8 nm de espesor y por ende es demasiado delgada para observarla con el microscopio óptico. Cuando se la observa con el microscopio electrónico aparece como dos líneas oscuras con una línea clara entre ellas.

La membrana plasmática está compuesta por una capa interna y otra externa de moléculas proteicas dispuestas muy laxamente; cada capa tiene alrededor de 2,5 nm de espesor y ambas están separadas por una capa intermedia de lípidos de un espesor de unos 3 nm. La capa lipídica está formada por dos hileras de moléculas fosfolipídicas dispuestas de tal modo que sus extremos hidrófobos se hallan en contacto entre sí y sus extremos polares están en contacto con las capas proteicas. Algunas moléculas de proteínas se ubican dentro de la capa de fosfolípidos y abarcan todo el ancho de la capa lipídica. Estas moléculas proporcionan a la membrana canales hidrófilos a través de los cuales los iones inorgánicos pueden entrar en la célula y salir de ella. Adheridas al exterior de la membrana plasmática hay moléculas de hidrato de carbono que se unen con proteínas o con lípidos y forman lo que se conoce como cubierta celular o glucocáliz.

La membrana plasmática y la cubierta celular forman una membrana semipermeable que permite la difusión de ciertos iones a través de ella pero restringe la de otros. En estado de reposo (estado no estimulado) los iones de K+ se difunden a través de la membrana plasmática desde el citoplasma celular hasta el líquido.



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario