Acción de los neurotransmisores





Todos los neurotransmisores son liberados de las terminaciones nerviosas por la llegada de un impulso nervioso (potencial de acción). Esto genera un ingreso de iones de calcio que determina que las vesículas sinápticas se fusionen con la membrana presináptica. Luego los neurotransmisores salen hacia la hendidura sináptica. Una vez allí se difunden a través de la brecha hacia la membrana postsináptica, donde logran su objetivo mediante la elevación o la disminución del potencial de reposo de esa membrana durante un lapso corto.

Las proteínas receptoras sobre la membrana postsináptica se unen a la sustancia transmisora y sufren un cambio conformacional inmediato que abre el canal iónico y genera un potencial postsináptico excitador (PPSE) breve o un potencial postsináptico inhibidor (PPSI). Se observa la rápida excitación con acetilcolina (neurotransmisor nicotínico) y L-glutamato o se verifica la inhibición con GABA. Otras proteínas receptoras se unen a la sustancia transmisora y activan un sistema de segundos mensajeros, habitualmente a través de un transductor molecular, una proteína G. Estos receptores tienen un período latente más prolongado y la duración de la respuesta puede durar varios minutos o ser mayor. La acetilcolina (neurotransmisor muscarínico), la serotonina, la histamina, los neuropéptidos y la adenosina son buenos ejemplos de este tipo de transmisor, que a menudo se denomina neuromodulador



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario